Trichechus senegalensis

Es la única especie de triquéquido que se encuentra en el Viejo Mundo y a la vez, es la especie de sirenio menos conocida. Su reconocimiento como especie sucedió en el año 1795, cuando el naturalista alemán Johann Heinrich Friedrich Link anunció que Trichechus senegalensis era oficialmente una especie. Hasta el momento, se desconocen subespecies.

Su nombre alterno es manatí de África occidental.

Descripción física

La apariencia externa del manatí africano es similar a la del manatí antillano, aunque ambos presentan diferencias significativas en relación con el hocico, la posición de los ojos y los huesos del cráneo.

Posee un cuerpo hidrodinámico y robusto en el medio que se estrecha hacia la cola, ésta es redondeada y con forma de paleta. Es ligeramente más delgado que Trichechus manatus, asimismo, su hocico es más romo y sus ojos más sobresalientes. Tiene un par de aletas pectorales en cuyos extremos se encuentran uñas.

Su piel gris puede presentar una tonalidad verdosa o marrón debido al crecimiento de algas en su superficie. La textura es rugosa y exhibe pelos cortos y ralos que se vuelven rígidos en la zona de los labios.

Distribución y hábitat

Si bien su nombre científico alude a un país africano, esta especie se distribuye a lo largo de varios países de la costa oeste del continente: Senegal, Sierra Leona, Togo, Liberia, Mauritania, Malí, Angola, Benín, República Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial, Gambia, Guinea-Bissau, Níger, Nigeria, Guinea, Gabón, Costa de Marfil, Camerún, Chad, Congo y Ghana.

Sus hábitats comprenden zonas costeras prósperas en vegetación acuática, bahías, canales, estuarios y ríos. Esto significa que pueden vivir tanto en condiciones de salinidad como en áreas de agua dulce y salobre. Algunas poblaciones aisladas se encuentran en el lago Volta de Ghana.

Alimentación

Es sabido que todos los manatíes mantienen una alimentación herbívora. Efectivamente, la dieta de Trichechus senegalensis se compone mayoritariamente de plantas, por ejemplo: seba (Cymodocea nodosa), jacinto de agua (Eichhornia crassipes), bejuquillo o pinito de agua (Ceratophyllum demersum), repollito o lechuga de agua (Pistia stratiotes) y mangle rojo (Rhizophora racemosa).

En ocasiones, obtiene alimento de las plantas que cuelgan encima del agua y de hecho, los individuos que habitan los ríos consumen más plantas colgantes. Por su parte, los manatíes de estuario se alimentan casi exclusivamente de mangles. En un día es capaz de comer entre el 4 y el 9 por ciento de su propio peso.

Sorprendentemente, se han encontrado restos de conchas de moluscos en los estómagos de manatíes de Senegal y Gambia, y se sabe que los que habitan aguas de Senegal y Sierra Leona pueden consumir los peces pequeños atrapados en las redes de pesca. Por lo tanto, ciertos individuos de Trichechus senegalensis están adaptados para el consumo de peces, almejas y otros moluscos.

Comportamiento

Se le considera un animal nocturno, silencioso y pacífico. Debido a que su tasa metabólica es muy baja, ejecuta movimientos con gran lentitud; su velocidad es de unos 4.8-8 kilómetros por hora, pero si se encuentra en peligro es capaz de aumentar su velocidad hasta alcanzar 32 kilómetros por hora. Asimismo, prefiere la vida solitaria, con excepción del período en que cuida a su cría. Madre y cría conforman la unidad social básica del manatí africano.

Gusta de las zonas de aguas tranquilas y baja profundidad, generalmente próximas a fuentes de agua dulce. Por la noche se dedica a alimentarse y por el día y la tarde descansa solo u ocasionalmente en compañía de otros individuos, no más de 6. En Sierra Leona tiende a migrar agua arriba durante la época de inundaciones, entre junio y julio.

Manatí de África occidental

Manatí Africano – Trichechus senegalensis

Reproducción

Años atrás se creía que era una especie monógama, pero ahora la idea general es que la hembra se aparea con múltiples machos. Las hembras maduran sexualmente alrededor de los 3 años de edad, mientras que los machos lo hacen tiempo después, a los 9 o 10 años de edad.

El apareamiento se produce en cualquier época del año, pero la receptividad femenina tiene una duración de únicamente 1 o 2 días. En este período, probablemente se forman grupos de apareamiento compuestos por una hembra en celo y varios machos, los cuales luchan para obtener los favores de ella.

El período de gestación dura unos 13 meses y la hembra suele tener 1 cría que comienza a nadar desde el instante de su nacimiento. El alumbramiento ocurre en un área pantanosa o en una laguna de baja profundidad. Madre y cría se acostumbran a nadar juntos hasta 1 o 2 años después del nacimiento.

Amenazas y conservación

Los manatíes carecen de depredadores naturales pero los cocodrilos y los tiburones son una amenaza potencial. Más allá de estos animales, el principal depredador del manatí africano es el hombre, que realiza una explotación para obtener su carne, su piel, sus huesos y su aceite. La caza incidental y la pérdida de hábitat conforman otras amenazas derivadas de las actividades humanas, y en Sierra Leona es considerado una plaga” ya que suele alimentarse en los campos de arroz.

¿Su estatus? “Vulnerable”, de acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, a pesar de que es una especie protegida en los países donde se encuentra y que desde 1989 se implementó un programa de sensibilización y conservación. En adición, se ha realizado un Proyecto de Conservación del Manatí Africano (West African Manatee Conservation Project), que ha promulgado dos fases para la mejora de la investigación, la comunicación y la educación así como la implementación de leyes de conservación.