¡Qué hombre tan afortunado!